Las conversaciones que importan

Las conversaciones que importan

Las conversaciones que importan

Hoy las palabras fluyen a un ritmo acelerado. Nos vemos inundados de frases, comentarios y datos. Todo de golpe se vuelve abrumador. Luego una gota de ese texto esperanzador levanta un poco la sensación de desasosiego. Pero inmediatamente después las palabras aumentan un poco más la velocidad y ya las redes, todas, al unísono notifican que aún tenes conversaciones pendientes.

 En estos momentos todas aquellas personas que necesitan ver para creer, están enviando mensajes a cada hora para constatar que estás donde debes estar y haciendo lo que deberías hacer.

En estos momentos las personas que confían y creen en el equipo que tienen, distancian las conversaciones y dedican parte de su tiempo a motivar, contener e informar  para disminuir la incertidumbre.

Dos grandes extremos, que si bien se separan por un punto y aparte en este texto, en el medio hay un inframundo conversacional y emocional. Aquellos grises que no están de un lado pero tampoco del otro. 

El miti-miti necesita tener el control y ver que su equipo está haciendo lo que debe, pero también confía en ellos trata, siempre que puede – o se acuerda- de dar esa palmadita de espalda. Palmadita que hoy se traducirá en emoji, pero palmadita en fin.

El miti-miti también es aquel que confía y en una especie de laissez faire, deja al barco navegar pero se olvida que estamos viviendo una situación nunca antes vista y la ansiedad, incertidumbre, falta de concentración y demás yerbas están aflorando en cada persona y ello conlleva, directamente, a correr el foco de atención, nos angustiamos o caemos en un círculo de pensamientos negativos en donde nada florece todo se marchita.
Otros que están deambulando por ese color grisáceo estarán a la búsqueda de las recetas mágicas, adquiriendo aplicaciones de team work y dejando fluir el uso sin atender que cada quien le dará su toque personal.
Pero el tema no está aquí, en esta descripción de personalidades que estoy haciendo y que las hay miles como miles de tonalidades tienen los colores. Lo que importa, ahora sí, son las conversaciones. No podremos cambiar quienes somos pero sí haremos un esfuerzo, hoy, por tratar de identificar qué tipo de conversaciones estamos teniendo.
Y así como hay varias personalidades, hay variedad también de conversaciones. Algunas serán largos monólogos, con estilo de orden que no admite preguntas. Otras tendrán ese tono de catarsis pero sigue siendo unilateral porque en realidad hablamos y respondemos o después de esa conversación no hay una vuelta, no hay retroalimentación. Otras conversaciones tendrán ese sesgo motivacional esa pequeña felicitación y ese empujoncito virtual que nos llena el día.
Lo importante de hoy en día, es atender a las conversaciones, que no hay mejores y peores sino que son aquellas que somos capaces de tener. Porque nuestra capacidad, nuestras formas y todo lo que somos no podremos cambiarlo de un día para otro. Sólo podemos tomar conciencia. Identificar qué tipo de conversaciones tenemos, en qué momentos, cuáles son los temas y buscar ese ansiado equilibrio en medio de tanta turbulencia.
Re-pensar las conversaciones es también pensar en las preguntas. Y aquí hay otro foco de interés, porque si no hacemos preguntas no podremos saber si lo que nos están diciendo es comprendido correctamente. Preguntar y repreguntar a veces nos puede resultar tedioso incómodo, y hasta quizás nos de vergüenza, pero la pregunta es tan importante como la conversación. La pregunta es la que nos va a asegurar en mayor o menor medida, la efectividad de la comunicación.
Por eso hoy, te invito, no a buscar soluciones, sino a pensar qué tipo de conversaciones estamos teniendo y cuántas veces hacemos las preguntas necesarias para saber si estamos en sintonía. Porque hoy en día, lo que importa son las conversaciones. Sólo a partir de las conversaciones podremos sostenernos y seguir caminando. Porque a pesar de todo… el show debe continuar.
Conversamos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *